Menú para la dieta detox vegetariana

Al vivir en el mundo moderno, nuestros cuerpos pueden llegar a sentirse bastante sucios por dentro. Entre los azúcares, harinas refinadas, la cafeína, el alcohol, lácteos, aditivos alimentarios químicos, plaguicidas y contaminantes ambientales, nuestras células están expuestas a las toxinas y una miríada de factores desencadenantes de la inflamación. El estrés de la vida moderna también coloca una enorme carga para los órganos de eliminación, dejando bolsas de residuos en el colon, haciendo hincapié en el hígado, los riñones y el sistema linfático.

Menú para la dieta detox vegetariana

Algunos apuestan por los ayunos y otras rutinas de limpieza interna que duran 10 días o más. Pero un régimen de fin de semana es una forma mucho más fácil para que una persona haga cambios reales en sus rutinas diarias. Esta dieta te da la oportunidad de tomar un descanso de la cafeína, el azúcar, el trigo, los productos lácteos y el alcohol, y para establecer nuevos hábitos más saludables.

Recuerda que la detox incluye todo tu cuerpo; un ritmo apresurado, horarios estresantes y resentimientos enconados pueden crear toxinas mentales y emocionales que necesitan ser limpiadas.

Si eres nuevo en la desintoxicación, una limpieza de fin de semana puede dar un salto de inicio física y psicológica. Si es un veterano, los regímenes regulares de fin de semana, como por ejemplo, uno al mes, es ideal para reforzar los hábitos saludables.

A continuación te mostramos un plan simple para guiarte hacia la buena salud.

Lo que hay que saber antes de empezar

Escoge un fin de semana en el que tengas mucha flexibilidad. Piensa en él como un retiro de spa. Planea un masaje: busca un lugar para tomar una sesión de sauna; abastecerte de productos frescos orgánicos y algunos suministros. Una desintoxicación debe sentirse como una indulgencia, no como un trabajo duro.

El día antes de empezar, comienza a reducir drásticamente tu consumo de cafeína, azúcar, trigo, productos lácteos y alcohol, para disminuir la probabilidad de dolores de cabeza y síntomas de abstinencia dolorosos durante el fin de semana. Come ligero, centrándote en las verduras crudas, verduras al vapor, legumbres, judías y frutos secos crudos. Recopila todos los suministros que no tengas en casa. Cena verduras orgánicas al vapor, y vete a la cama temprano. Necesitarás dormir un total de ocho horas la noche del viernes; las investigaciones apuntan a una relación entre la falta de sueño y el estrés suprarrenal, irregularidades de azúcar en la sangre, y el aumento de peso.

Día 1: Sábado

Por la mañana

Despierta con el yoga. Haz una serie de ejercicios de yoga. Arquea y flexiona la columna vertebral para despertar tu cuerpo.

Agua con limón. Para estimular los intestinos y desintoxicar el hígado, bebe una taza de agua caliente o a temperatura ambiente enriquecida con el jugo de medio limón fresco. Prepara una jarra de jugo de limón y agua filtrada (utiliza el jugo de medio limón por cada 225 ml de agua) y bebe un vaso cada hora durante todo el día. Si quieres un poco de dulzura, añade un poco de stevia. Pasa del café durante estos dñias, es difícil, pero esencial. El té verde puede ser un buen sustituto, te proporciona una fuente suave de cafeína para ayudarte a evitar los bajones de energía y dolores de cabeza por la abstinencia de la cafeína; Los estudios también muestran que es rico en compuestos que estimulan la desintoxicación del hígado.

Cepilla tu cuerpo. El cepillado en seco estimula el sistema linfático, uno de los mecanismos principales de la desintoxicación del cuerpo. Utiliza un cepillo de cerdas suaves, cepilla suavemente tu piel, a partir de los dedos de manos y pies y muévete en dirección a tu corazón. Sigue con una ducha caliente para aumentar aún más la circulación y mover el líquido linfático.

Toma un desayuno ligero de verduras al vapor. Una meta principal de la desintoxicación es reducir la inflamación. Esto implica la eliminación de los factores desencadenantes más comunes para la inflamación, como el azúcar, los productos lácteos, el gluten, la cafeína, el alcohol, las grasas trans y los alimentos procesados. Las zanahorias, las batatas, el calabacín y la col rizada tienen un sabor dulce que es sorprendentemente satisfactorio para el desayuno.

Elige una actividad reparadora. Hacer yoga o tai chi, escuchar música, visitar un museo de arte, haz lo que te haga sentir alivio y además te nutra. También puedes leer un libro inspirador o con toques de humor. A veces, un libro hilarante es justo lo que necesitas. Una carcajada estimula las endorfinas y alivia el estrés.

Por la tarde

Mezcla una ensalada verde de diente de león, limón y estragón. El diente de león y otras verduras amargas son ricas en fitoquímicos que potencian la capacidad del hígado para eliminar toxinas. Toma una porción de 2 tazas de ensalada para el almuerzo y guarda la ensalada sobrante por separado en la nevera. La necesitarás más adelante.

El diente de león y otras verduras amargas de esta ensalada te proporcionarán una detox natural. Puedes añadir extras, como los corazones de alcachofa, espárragos al vapor, jicama o aguacate en cubitos, semillas de granada, raíz de apio rallado, hojas de albahaca, tomates y / o guisantes crudos, para cada porción.

Ingredientes de la ensalada

  • 2 tazas de tallos verdes cortados de diente de león.
  • 2 tazas de hojas de achicoria cortadas en trozos pequeños (quitar los nervios exteriores).
  • 2 tazas de rúcula baby.
  • 1 endivia mediana, cortada en anillos de 1 cm de grosor (1 taza).
  • 1 zanahoria mediana, rallada (½ taza).
  • 1 bulbo pequeño de hinojo, en rodajas finas (½ taza).
  • ¼ taza de apio en rodajas finas.
  • ¼ taza de perejil picado.

Vinagreta de limón y estragón

  • ½ taza de aceite de oliva.
  • ½ taza de jugo de limón.
  • 2 cucharadas de estragón fresco picado.
  • 2 dientes de ajo picados (2 cdta.).
  • Una pizca de pimienta de cayena.

Después de comer, es recomendable sudar para expulsar las toxinas, esto puedes hacerlo con la ayuda de una ducha de vapor o sauna. Debes conseguir que las toxinas estén fuera de tu sistema lo más rápido posible. Las saunas alientan la transpiración, envían las toxinas a través de la piel, el mayor órgano de desintoxicación del cuerpo. Si no tienes acceso a una sauna o sala de vapor, relájate dándote un baño caliente con sales de Epsom.

Échate la siesta. Después de tu sauna, toma una breve siesta o descansa tranquilamente. Cuando tomas un descanso del trigo, azúcar y productos lácteos, puedes observar diferencias en hinchazón, gases, o sensación del estómago casi de inmediato.

Escribe y reflexiona. Toma notas en un diario acerca de lo que estás pensando y sintiendo. ¿Estás enojado con alguien? ¿Te sientes triste? ¿Fue sorprendentemente doloroso para ti renunciar a tu panecillo de la mañana? Las toxinas no sólo existen en el cuerpo. Puedes tener algunos pensamientos o emociones venenosas que también debes eliminar.

Menú detox vegetariana

Por la noche

Toma una cena ligera. Comienza con otra ensalada de diente de león, seguida de 1 a 2 tazas de espinacas al vapor o berza, cubiertas con 1/2 taza de lentejas cocidas o 1 cucharada de nueces crudas y una pizca de pimienta de cayena.

Pasa una noche tranquila. Elige una actividad después de la cena que te haga sentir tranquilidad: tejer, pintar o leer.

Prepárate para el sueño. Disfruta de una taza de té de manzanilla, y en silencio reflexiona sobre tu día. Anota tus observaciones en tu diario. ¿Qué emociones sientes cuando el mundo está en silencio a tu alrededor? Intenta encontrar un mensaje o inspiración para el día

.

Bebe fibra. Antes de retirarte, toma de 1/2 a 2 cucharaditas de semillas de psyllium disueltas en 1 1/2 tazas de agua caliente para mantener los intestinos en movimiento.

Después de un día lleno de cambios y transformaciones, tu cuerpo necesita mucho descanso.

Día 2: Domingo

Por la mañana

Repite la rutina del sábado. Comienza el día con una sesión de yoga, seguida por el agua caliente con limón, el cepillado en seco y una ducha caliente.

Come espárragos para el desayuno. Incluye un popurrí de verduras al vapor. El espárrago es rico en ácido fólico, que es clave en la producción de glutatión, una enzima que estimula la desintoxicación.

Medita. Estudios recientes muestran que la meditación reduce el estrés, disminuye la rumia, y promueve el perdón. Si eres nuevo en la meditación, pruébalo durante 5 a 10 minutos; si meditas con regularidad, trata de hacerlo de 20 a 30 minutos. Toma notas en tu diario de todo lo que sale en tus pensamientos.

Por la tarde

Almuerza una ensalada de diente de león y una alcachofa al vapor. Las alcachofas son ricas en compuestos que estimulan la función hepática. Para hacer la receta de las alcachofas, necesitarás:

  • 4 alcachofas.
  • 1 limón partido por la mitad.
  • 1 hoja de laurel.
  • 1 diente de ajo, pelado.
  • Perejil picado para adornar, opcional.

1. Rompe las alcachofas tallos para eliminar las fibras duras. Corta los extremos de los tallos. Recorta las puntas de las hojas con tijeras. Frota las piezas cortadas con medio limón.

2. Llena una olla grande con 5 cm de agua y añade el laurel y el diente de ajo. Exprime el jugo de limón en el agua, y coloca una cesta de vapor en la olla. Pon las alcachofas en la vaporera, tapa y lleva el agua a ebullición.

3. Reduce el fuego a medio, y deja que las alcachofas se cocinen durante 45-50 minutos, o hasta la hoja inferior de cada base se separe fácilmente. Retira del fuego y enfrá a temperatura ambiente. Espolvorea perejil picado, si lo deseas. Sirve con una salsa de acompañamiento, si lo deseas.

Después de comer, date un paseo o caminata suave. Esto aumentará el flujo de sangre y ayudará a mantener los intestinos en movimiento.

Disfruta de un masaje. Un masaje del tejido profundo, mejora la circulación y estimula el sistema linfático. Es ideal para la transición en tu desintoxicación. Si un masaje profesional no se ajusta a tu presupuesto, puedes darte un auto-masaje.

Descansa y reflexiona. Echa una siesta corta, y escribe en tu diario.

Por la noche

Toma una comida ligera. Para la cena, come una ensalada de diente de león cubierta con aguacate y nori desmenuzado. Las verduras de mar son una maravillosa fuente de minerales que ayudan a alcalinizar el cuerpo. Eso es importante, ya que la mayoría de la gente consume alimentos demasiado ácida, con gluten, azúcar y toxinas.

Disfruta del lujo en un ambiente cálido en tu baño con sales de Epsom. El cuerpo absorbe el magnesio a partir de sales de Epsom, que ayuda a relajar los músculos y desintoxicar el sistema linfático.

Prepárate para un sueño reparador. Toma tus semillas de psyllium, medita durante 15 minutos, luego acurrúcate con una taza de té de manzanilla y tu diario. ¿Qué aprendiste durante el fin de semana? ¿Con qué nuevos hábitos quieres continuar? Toma notas de tres lecciones de la vida acerca del fin de semana.

Tu primer día de regreso

Facilidad en el día. Cuando te despiertes la mañana del lunes, puedes sentirte cansado, y podrías estar experimentando síntomas de la abstinencia de la cafeína, aditivos alimentarios, y otras toxinas. Tómate la mañana libre, si es posible; si no, tómalo con calma. Tómate un tiempo para otro baño de sales de Epsom y para dar un paseo si tus intestinos necesitan un poco de ayuda para empezar a moverse.

Medita en nuevos hábitos. Piensa qué es lo que puedes modificar de tu rutina establecida para añadir hábitos más saludables. ¿Podrías comprometerte con la adición de una gran ensalada verde todos los días, o una sesión de meditación de 15 minutos? ¿Puedes sustituir el té verde por el café, y la stevia por el azúcar? Simples cambios se suman rápidamente y esos cambios son los que marcan la diferencia para toda la vida.