Dieta detox semanal

La desintoxicación puede hacer más que simplemente devolverte el brillo en tu piel y en tu mirada, también puede aumentar los niveles de energía, mejorar la digestión y ayudar a eliminar un par de kilos no deseados.

Dieta detox semanal

Si bien puede parecer una dieta de moda, ésta no incluye granos enteros, alcohol, leche, ni azúcar (no es divertida). Una dieta detox está lejos de ser una solución rápida para la pérdida de peso. El propósito de cualquier plan de desintoxicación es audar a los órganos que desintoxican del cuerpo, el hígado, los riñones y los intestinos, mientras que al mismo tiempo, se mejora de su rendimiento. Si deseas realizar un seguimiento de tu salud rápidamente, dale a tu cuerpo un descanso, o simplemente quieres hacer una dieta detox durante un corto período de tiempo, sigue este plan seguro y factible de siete días.

Revisa tu agenda y marca una semana que tranquila en la que no tengas que asistir a eventos que podrían descarrilar tu desintoxicación, como bodas, cumpleaños o comidas para ocasiones especiales. Algunas personas pueden experimentar una reacción de "limpieza" en los primeros días de desintoxicación, incluyendo dolores de cabeza o movimientos intestinales sueltos. Esto es debido a la retirada repentina de ciertos alimentos, además de la estimulación de los órganos desintoxicantes. Estos síntomas deberían desaparecer en 24 a 48 horas.

Alimentos a evitar

  • Alcohol.
  • Tabaco.
  • Productos lácteos (excepto ½ taza de yogur sin azúcar con acidophilus cada día).
  • Azúcar, miel, jarabe de arce y edulcorantes artificiales.
  • Café.
  • Cereales: trigo (pan, galletas, pasteles, pasta), centeno, cebada, avena, espelta y arroz.
  • Frutos secos.

Alimentos para disfrutar

  • Frutas: todas y cada una de las frutas frescas.
  • Verduras: todas las verduras frescas.
  • Pescado: fresco, enlatado en agua o en aceite de oliva.
  • Carne magra roja, pollo (sin la piel). Limitar a dos raciones por semana.
  • Legumbres: secas o enlatadoa, tales como judías, garbanzos y lentejas.
  • Huevos: preferiblemente orgánicos.
  • Aceite de oliva (virgen extra de preferencia), aceite de coco (sin procesar).
  • Frutos secos crudos sin sal: almendras, nueces, nueces de macadamia y anacardos.
  • Semillas crudas sin sal: de sésamo, calabaza y semillas de girasol.
  • Té verde, té blanco, té negro ligero (descafeinado).
  • Agua: de uno a tres litros de agua por día.

Plan de desintoxicación para los próximos siete días

1. Jugo de limón matinal

Este es una vieja pero buena opción para poner en marcha la digestión y limpiar el sistema. Exprime el jugo de medio limón en una taza de agua caliente. Bebe a primera hora de la mañana antes del desayuno.

2. Ejercicio

Durante la desintoxicación se debe hacer ejercicio durante una hora diaria. Y no cualquier ejercicio, algo que te haga jadear, cansarte y sudar como una clase de spinning, correr por la playa, caminar cuesta arriba, el yoga intenso o el boxeo. El ejercicio vigoroso aumenta el flujo de la linfa y la circulación para ayudar a sudar las toxinas.

3. Los alimentos crudos

El objetivo es cortar el proceso de cocción y comer principalmente alimentos crudos. Los alimentos crudos contienen más nutrientes y enzimas. Trata de añadir brotes frescos a tu ensalada diaria.

4. Desintoxicación de la mente

Mientras que estás desintoxicando el cuerpo, es bueno limpiar también el desorden de la mente. Trata de hacer 15 minutos de meditación al día. Si no sabes cómo meditar, intenta la respiración abdominal. Comienza colocando las palmas de las manos hacia abajo en tu parte baja del abdomen. Respira por la nariz, contando lentamente 3 o 4 cargas. Siente como tu barriga se hincha por la respiración. Exhala tan lentamente como puedas, permitiendo que el vientre se baje. Haz esto durante 15 minutos diarios.

Detox 7 días

5. Bebe

Trata de beber tres litros de líquido al día. Esto te ayudará a mover la linfa y apoyar la desintoxicación del riñón. Elige agua pura de manantial, jugo de vegetales frescos y tés de desintoxicación a base de hierbas. O haz tu propia infusión con una de las siguientes hierbas o mezclándolas entre sí. Puedes utilizar una combinación de raíz de diente de león, ortiga, amor de hortelano (azotalenguas o lapa), caléndula, bardana y trébol rojo. Añade una cucharadita de las hierbas secas a una taza de agua hirviendo. Deja reposar durante cinco minutos, cuela y bebe.

6. Cepillado del cuerpo

Haz esto todos los días para apoyar la circulación y aumentar la desintoxicación de la piel. Se recomienda el uso de una esponja o un cepillo natural de fibra para cepillar la piel con movimientos circulares firmes antes de entrar en la ducha. Empieza desde los pies y las manos, subiendo por las piernas y hacia los brazos, evitando la delicada área de la garganta y la cara, y cualquier erupción o puntos de dolor. A continuación, métete en la ducha. Termina tu ducha con una ráfaga de agua fría de un minuto para promover la circulación de la sangre en la piel.

7. Mastica

Trata de masticar cada bocado de comida de 10 a 12 veces antes de tragar. Llevar la atención a las comidas mejora la digestión, lo que te permite sentir una sensación de plenitud sin necesidad de comer en exceso.

Nota: No sigas una dieta de desintoxicación si estás embarazada, amamantando, eres una persona de edad avanzada, tienes la presión arterial alta, estás por debajo de tu peso o va en contra de las recomendaciones de tu profesional de la salud.