Dieta detox fácil

Una dieta de desintoxicación de una semana es el último grito en salud y belleza, y la forma perfecta para iniciar un programa de pérdida de peso. Sin embargo, para la mayoría de nosotros, la palabra desintoxicación hace que nos vengan a la mente visiones de una dieta durante días de sólo beber agua y más agua. Tienes que saber que hay muchos tipos de dietas detox y aquí te vamos a presentar una dieta fácil de seguir y sin sufrimiento, que además te llenará de una sensación de bienestar.

Dieta detox fácil

Seguir una dieta desintoxicante simple durante una semana ayudará a tu cuerpo a deshacerse de las toxinas acumuladas, reequilibrarse y funcionar de manera más eficiente. Una dieta de desintoxicación puede aliviar una serie de problemas de salud, desde el aumento de peso, la distensión abdominal e indigestión, dolores de cabeza, piel con mala salud, pérdida de energía y la sensación de no sentirte demasiado bien.

El principio fundamental del programa de desintoxicación sin sufrimiento es eliminar los tóxicos comunes que están en los alimentos y bebida sque provocan alergias durante una semana. Después de tres días en esta dieta libre de toxinas la mayoría de los pacientes notan una diferencia sustancial en la forma del cuerpo, sus niveles de energía y autoestima. El tamaño de las porciones en esta dieta depende de ti. Debido a que los alimentos recomendados son altos en fibra y bajos en grasa y además, debes beber mucha agua, es poco probable que pases hambre.

Eliminar los negativos

Trigo y lácteos: En esta semana detox, elimina los productos lácteos y con trigo de tu dieta. Estos son dos de los alérgenos alimentarios más comunes que hay y que podrían estar haciendo que te sientas hinchado, cansado e incluso contribuyendo a los antojos de alimentos, sin que ni siquiera te des cuenta. Los alimentos a base de trigo como el pan, las pastas y algunos cereales para el desayuno pueden ser fácilmente reemplazados por alternativas sin trigo como galletas o tortas de arroz, centeno y maíz y copos de avena. Para eliminar los productos lácteos sin sufrimiento puedes utilizar la leche de soja o de arroz, yogures y quesos de soja (Todos los alimentos especializados mencionados aquí pueden encontrarse fácilmente en la mayoría de los supermercados y en las tiendas de alimentos saludables).

Carne roja: Es un alimento difícil de digerir y a menudo contiene un alto nivel de grasas saturadas. Deben evitarse también los productos de carne roja, como el tocino, jamón, paté y embutidos, por las mismas razones y debido a que a menudo contienen altos niveles de sal y conservantes artificiales. Reemplaza las carnes rojas por carnes magras como el pollo orgánico, pescado fresco, queso de soja y huevos.

Carbohidratos refinados: Recorta en pasteles y galletas y cualquier otro tentempié "no deseado". Come snacks de frutas y verduras frescas y crudas y añade muchas verduras al vapor a tus opciones de comida.

Grasas saturadas: Los alimentos como la mantequilla, margarina, alimentos fritos, mayonesa y patatas fritas están fuera del menú mientras estás en una desintoxicación. Puedes utilizar un poco de aceite de oliva virgen extra o aceite de linaza (disponible en tiendas de alimentos saludables) para aliñar las ensaladas y las verduras cocidas.

Aditivos: Evita todos los conservantes y aditivos artificiales incluidos el azúcar. De hecho, para hacer la vida más fácil, debes evitar todas las comidas preparadas y alimentos envasados durante la desintoxicación. Siempre que sea posible escoge productos orgánicos. Puedes dar sabor a tus platos con ajo y cebolla, ya que son vegetales reconocidos por sus maravillosas propiedades depurativas.

Bebidas: Evita el té, café, bebidas con gas, jugos de frutas sin diluir y concentrados. Debes beber como mínimo de 2 litros de agua a temperatura ambiente durante todo el día, además también puedes beber té de diente de león, té de hierbas, jugos de frutas diluidos (2 partes de jugo y 8 partes de agua filtrada) y vinagre de sidra de manzana con agua caliente, si te apetece.

Sugerencias para el menu detox

Desayuno

  • Gachas hecha de copos de avena, mijo o arroz. Utiliza plátano o pasas para endulzar y leche de soja.
  • 1 huevo escalfado o cocido.
  • 1 aguacate con tostada sin trigo.
  • Yogur de soja con semillas de lino, semillas de girasol y un poco de miel.
  • Muesli sin gluten con leche de soja o agua.
Detox fácil

Almuerzo

  • Ensalada con pan crujiente de centeno, otro tipo de pan que no sea de trigo pan o con una patata al horno.
  • Ensalada de patata hecha con una patata asada y picada remojada en salsa francesa mientras todavía está caliente.
  • Ensalada de pasta (sin trigo) con verduras frías al vapor.

Cena

  • Pescado a la plancha o al vapor (4 porciones a la semana) con al menos 3 porciones de verduras al vapor.
  • Pechuga de pollo orgánico, sin piel (no más de 2 porciones a la semana).
  • Arroz integral con verduras al vapor y tofu.
  • Guiso de lentejas o judías servido con arroz integral.

Snacks

Frutas, verduras crudas, frutos secos crudos y semillas (sin tostar y sin sal o recubrimientos).

Potenciadores detox

Para potenciar los efectos de la dieta detox:

  • Al levantarte toma un vaso de agua tibia con el jugo de medio limón para limpiar tu sistema.
  • Toma 1 cucharadita de complejo de cardo mariano (disponible en tiendas de alimentos saludables y herbolarios) 15 minutos antes del desayuno, almuerzo y cena en medio vaso de agua a temperatura ambiente para estimular la función del hígado y para mantener bajo control los antojos.
  • Toma 2 cucharaditas de cáscaras de psyllium (también disponible en las tiendas naturistas) en un gran vaso de agua para ayudar al proceso de desintoxicación y mejorar la función intestinal. Después de tomarlo, espera 15 minutos antes de desayunar.
  • Come dos piezas de fruta a media mañana.
  • Añade 2 cucharaditas de espirulina orgánica en polvo (disponible en la tienda de alimentos saludables) en un zumo de manzana y agua, bebe a media tarde para ayudarte con la desintoxicación y proporcionarte valiosos nutrientes.
  • Come dos porciones de fruta fresca, estofada o al horno después de la cena.