Dieta detox casera

Te mostramos 7 maneras simples de comenzar una desintoxicación en tu propia casa. Averigua qué artículos de uso diario son lo peor para tu salud en términos de productos químicos y toxinas y qué puedes hacer al respecto.

Dieta detox casera

Nadie sabe cuánto riesgo plantean las toxinas que forman parte de nuestra comida. La mayor parte de las asociaciones entre la exposición a sustancias químicas y la enfermedad son sólo eso, asociaciones. Pero estamos expuestos a docenas, si no cientos, de productos químicos y los efectos de algunas exposiciones múltiples pueden ser más que la suma de sus partes, según los expertos. O, en algunos casos, pueden anularse entre sí.

Lo que es más, las toxinas entran en nuestro cuerpo a través de algo más que comida. Estamos expuestos a ellas a través de nuestras alfombras, los productos químicos que ponemos en el césped, o incluso nuestra ropa. Echa un vistazo a estas 7 toxinas que se pueden evitar en tu dieta y cómo obtener soluciones simples para minimizar los efectos de estos productos químicos y toxinas en tu dieta y en tu vida en general.

Efectos de los plaguicidas

Desde los venenos para ratas a los aerosoles que mantienen nuestros céspedes exuberantes y los cultivos con un alto rendimiento, los "plaguicidas" incluyen cientos de productos químicos. Algunos interfieren con el sistema nervioso de los animales; otros interrumpen las hormonas, causando crecimiento anormal que mata a la planta o al animal. Por lo tanto, no es sorprendente que la exposición a plaguicidas sintéticos se vincule con enfermedades del sistema nervioso y problemas de crecimiento de las células, incluidos los problemas reproductivos y algunos tipos de cáncer.

Lo que puedes hacer para evitar los pesticidas

  • Crea tu propio huerto. Es fácil cultivar tus propias hierbas, frutas y verduras. Y vale la pena hacerlo. Un informe de 2011 reveló que el cilantro a menudo se mezcla con residuos de plaguicidas. Te aconsejamos que consultes la web Cómo plantar para hacer tu propio huerto.
  • Compra frutas y verduras orgánicas, en particular aquellas que tienen los residuos de pesticidas más altos, como las manzanas, el apio y las fresas.
  • Considera la posibilidad de un filtro de agua certificado por la Asociación de Calidad del Agua o el NSF Internacional para descartar los pesticidas de las granjas y campos de golf que pueden filtrarse en el agua de pozo. (Incluso el agua del grifo puede contener trazas de pesticidas no regulados).
  • Quítate los zapatos cuando entras en tu casa y pide a los invitados que hagan lo mismo para evitar que entren en tu hogar los pesticidas rociados en el césped.
  • Limita el uso de productos químicos para el césped, insecticidas y rodenticidas. Busca otras formas naturales para eliminar las plagas. ¿Sabías que las mariquitas son un natural control de plagas?

¿Qué son las dioxinas y los PCB?

Las "dioxinas" son una familia de sustancias químicas (en la que se incluyen algunos bifenilos policlorados o PCB) con conocidas propiedades causantes del cáncer. Las dioxinas son subproductos de la combustión, lanzadas a través de los procesos industriales, volcanes, incendios forestales, incluso las pilas quemadas en el traspatio en el medio ambiente, pero en niveles bajos. Se tardan años en degradarse y se acumulan en la grasa, de modo que se concentran en la cadena alimentaria. Más del 90 por ciento de nuestra exposición a las dioxinas es a través de los alimentos, principalmente por la carne, lácteos, pescados y mariscos.

Lo que puedes hacer para evitar las dioxinas y los PCB en tu dieta

  • Quita la grasa de las carnes; opta por productos lácteos bajos en grasa.
  • Selecciona fuentes de proteínas bajas en grasa, como la carne de animales alimentados con pasto, ya que tienden a tener menos grasa que los animeles criados con piensos.
  • Sigue una dieta equilibrada con muchas frutas, verduras y granos para evitar el exceso de exposición a cualquier fuente dada (por ejemplo, la carne y los productos lácteos).

¿Qué son los ftalatos y cómo evitarlos?

Este grupo de productos químicos se utiliza para hacer los plásticos blandos, como los que se utilizan en los patitos de goma, tubos médicos y cloruro de polivinilo, también conocido como PVC. Algunos ftalatos se utilizan para hacer que las fragancias sintéticas duren más tiempo. La investigación sugiere que los ftalatos actúan como disruptores endocrinos, interfiriendo con los sistemas hormonales del cuerpo y que podrían dar lugar a anomalías en la reproducción, problemas de fertilidad y el aumento de riesgo de diabetes.

Lo que puedes hacer para evitar el ftalato

  • Elige productos de cuidado personal (por ejemplo, champús, lociones) y productos de limpieza del hogar libres de fragancias sintéticas, que a menudo incluyen los ftalatos. Opta por los perfumados con aceites esenciales o sin fragancias. "Libre de fragancia" o "sin perfume" escrito en el producto a veces significa que el producto final no tiene un olor; puede haber sido añadida una fragancia para enmascarar otro olor. Busca en la lista de ingredientes si es que existe; si la fragancia está en la lista, a menudo es sintética.
  • Los alimentos que forman tu dieta deberían estar mínimamente procesados, es mejor optar por los alimentos frescos. El procesamiento y embalaje pueden introducir los ftalatos en los alimentos.

Evita los perfluorocarbonos

La investigación ha sugerido que el 98 por ciento de los estadounidenses contienen trazas de los PFC (perfluorocarbonos), los productos químicos que se utilizan para repeler el agua, la grasa y las manchas y se encuentran en los utensilios de cocina, ropa, alfombras, muebles y los recipientes antiadherentes alimentarios. Nuestros cuerpos absorben los PFC a través de los alimentos, a través de nuestra piel y los humos de las sartenes sobrecalentadas. Están vinculados con daños en el hígado, problemas de desarrollo, el cáncer y, de acuerdo con un estudo del 2011 de la revista Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, menopausia temprana.

Lo que puedes hacer para evitar los PFC

  • Opta por ollas y sartenes de hierro fundido (incluyendo la cerámica recubierta) o de acero inoxidable.
  • Al utilizar los utensilios de cocina antiadherentes, no cocines a fuego alto y utiliza utensilios no metálicos, de madera o de otro tipo para evitar que se rayen.
  • Busca ropa hecha de poliéster reciclado y poliuretano, que es naturalmente resistente al agua, y ropa recubierta de cera, que repele el agua y son libres de PFC.
  • Renuncia a las alfombras y muebles forrados de tela con tratatamiento para las manchas.
Dieta desintoxicante en casa

¿Qué hay en el agua del grifo?

Bebemos agua para mantenernos hidratados y eliminar las toxinas. Pero el agua del grifo podría en realidad exponernos a los productos químicos más potencialmente dañinos. Tal vez. Un análisis de 2009 por el Grupo de Trabajo Ambiental encontró la friolera de 315 contaminantes en el agua del grifo de los Estados Unidos, incluyendo el arsénico (un metal pesado) y pesticidas. Más de la mitad de los compuestos no están regulados por la EPA, lo que significa que pueden estar legalmente presentes en el agua del grifo en cualquier cantidad.

Por ejemplo, un producto químico llamado perclorato, actualmente no reglamentado (aunque eso pronto cambiará, ya que la EPA lo anunció a principios de 2011) que se utilizaba para hacer el combustible de cohetes, bengalas y explosivos, contamina el agua potable de hasta 26 millones de estadounidenses. El producto químico se ha demostrado que reduce la producción de hormonas de la tiroides; los expertos se preocupan por los riesgos que plantea sobre todo a los bebés y los niños. "Potencialmente, incluso un grado muy leve de la función tiroidea baja puede tener un efecto adverso sobre los resultados cognitivos de un feto. Sin embargo, ningún estudio hasta la fecha ha demostrado los efectos de la exposición al perclorato de bajo nivel en función de la tiroides en las mujeres embarazadas", dice Elizabeth Pearce, MD, endocrinóloga de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston.

En diciembre de 2010, el Grupo de Trabajo Ambiental también informó de la búsqueda de cromo hexavalente (cromo-6), el contaminante de "Erin Brockovich" que la EPA considera "probablemente es carcinógeno para los seres humanos," en el agua potable de 31 ciudades de Estados Unidos, incluyendo Chicago y Los Ángeles. A raíz de este informe, la EPA está reevaluando la "dosis oral de referencia" (o el límite superior de lo que se considera seguro).

Lo que puedes hacer para beber agua más sana

  • Especialmente si el agua proviene de un pozo privado o vives cerca de una industria que podrían utilizar perclorato o en un área, donde el cromo-6 es un conocido problema, es una buena idea para todo el mundo para poner a prueba su agua del grifo.
  • Una vez que sepas lo que hay en tu agua de mercurio, el plomo de las tuberías o incluso pesticidas, puedes elegir un filtro certificado para detectar contaminantes específicos. A menudo, una jarra Brita con un filtro de carbono puede solucionarte el problema. No asumas que el agua embotellada es mejor.

¿Qué es el bisfenol A (BPA)?

El BPA (bisfenol A) es un producto químico usado tradicionalmente para hacer plástico endurecido que se utiliza para muchos propósitos, incluyendo los envases transparentes de los alimentos, botellas de agua reutilizables y algunas botellas o biberones y las resinas que recubren algunas latas de alimentos. Se filtra en los alimentos, en particular en los artículos ácidos, como el tomate, o cuando los contenedores se rayan o se calientan. Similar en estructura al estrógeno, el BPA se considera un disruptor endocrino. Sobre la base de estudios en animales y humanos, los científicos están preocupados de que el BPA puede estar vinculado con el cáncer de mama y de próstata, infertilidad, enfermedades del corazón y diabetes.

Lo que puedes hacer para evitar el BPA

  • Guardar y recalentar los alimentos en recipientes de vidrio.
  • Beber de botellas de agua reutilizables de vidrio, acero inoxidable o plástico libre de BPA. Si el plástico se etiqueta con un código de reciclaje "7" y no marca que está libre de BPA, podría contener la sustancia química (a menos que la etiqueta especifique "libre de BPA").
  • Si utilizas recipientes de plástico, elige uno que sea libre de BPA, no los pongas en el microondas y lávalos a mano: un estudio de 2003 encontró que las botellas de plástico liberan más BPA después de lavarse en el lavavajillas.
  • Opta por frutas y vegetales frescos o congelados siempre que sea posible. Para los alimentos como el atún, las judías, el caldo y los tomates cortados en cubitos, busca envases libres de BPA. Considera hacer caldo y cocinar y congelar las judías.

¿Qué alimentos contienen mercurio?

La exposición más común del mercurio (que se produce de forma natural como hecha por el hombre) es al comer pescado contaminado. Otras fuentes: las bombillas fluorescentes compactas (CFL) de luz, los empastes dentales de plata y las baterías o pilas. En dosis elevadas, el mercurio puede dañar el sistema nervioso, el corazón, los pulmones, los riñones y el sistema inmunológico; incluso en niveles bajos puede afectar al cerebro de los niños pequeños, por lo que la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha emitido directrices acerca del marisco para los niños y las mujeres embarazadas o lactantes.

Lo que puedes hacer para evitar el mercurio

  • Tomar decisiones inteligentes acerca del marisco y el pescado. Por lo general, los peces más pequeños, como las sardinas, tienen menos mercurio que los más grandes. Consulta los avisos de pescado emitidos por tu departamento de salud local. Si estás embarazada, lactando o alimentando a los niños pequeños, es mejor evitar el pez espada, tiburón, blanquillo y la caballa rey; limitar el atún blanco a 170 gramos y el marisco y pescado en general, a una ingesta total de 340 gramos por semana. Los pescados más seguros son el atún blanco, el salmón, las ostras, las sardinas y la trucha arco iris.
  • Si se te rompe una bombilla CFL, sal de la habitación durante 10 minutos y abre una ventana para ventilar la habitación. Para limpiarlo, mete los trozos de bombilla en una bolsa de plástico con cierre o un frasco de vidrio con una tapa utilizando un cartón rígido y limpia el área con toallas de papel húmedas. No pases la aspiradora, ya que ello podría dispersar aún más partículas. Para ponerte en perspectiva, una CFL contiene aproximadamente la misma cantidad de mercurio como 47 porciones de pez espada.
  • Mantén las "pilas de botón" en un sitio seguro. Normalmente se utilizan para los mandos a distancia y para otros aparatos que deben estar fuera del alcance de los niños. Contienen una mezcla de productos químicos tóxicos, como el mercurio, que, en caso de ingestión, son muy perjudiciales.